21 de julio de 2017

No seremos santos. Royo Marín op.


No seremos santos sino en la medida en que vivamos la vida de Cristo o, quizá mejor, en la medida en que Cristo viva su vida en nosotros. El proceso de la santificación es un proceso de cristificación. El cristiano tiene que convertirse en otro Cristo: christianus, altar Christus. Solamente cuando con toda exactitud y verdad podamos repetir el «ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí» (Gal. 2,20) podremos estar seguros de haber alcanzado la cumbre de la perfección cristiana.

  • Antonio Royo Marín, Teología de la perfección cristiana. Madrid, BAC, 1962, p 49

20 de julio de 2017

Lo que es verdaderamente el amor..Urs Von Balthasar


 El hombre, al encontrar el amor de Dios en Cristo, no sólo experimenta lo que es realmente el amor, sino que igualmente experimenta de forma irrefutable que él, pecador y egoísta, no tiene el verdadero amor. Ambas cosas las experimenta en una: la finitud creatural del amor y su culpable entumecimiento.Ciertamente el hombre posee algo así como una «precomprensión» de lo que es el amor; si no la tuviera, entonces no sería capaz de interpretar el signo de Jesucristo.También sería irresoluble y contradictorio desde un punto de vista objetivo, pues aquí el amor de Dios ha aparecido en una figura de carne, es decir en la figura del amor humano.Pero el hombre no llega desde esta «precomprensión» al reconocimiento de este signo sin una radical conversión. Conversión no sólo del corazón, el cual ante este amor tiene que confesar que hasta ahora él no había amado, sino también conversión del pensamiento, el cual tiene que aprender de nuevo lo que es verdaderamente el amor.

  • Fuente: Hans Urs Von Balthasar. Sólo el amor es digno de fe. Salamanca, Sígueme, 2006. p.59

18 de julio de 2017

Como una niña con el santo silencio. Pablo de la Cruz


Por tanto, querría que usted se entrase a menudo en su interior y allí, con viva fe, reposara en el seno de Dios, como una niña con el santo silencio de la fe y del amor. Cada vez que el alma se reconcentra toda en Dios, en el templo interior de su espíritu renace a una nueva vida de amor en el Verbo divino, Cristo Jesús... En ese recogimiento en el fuego del santo amor, se libra el alma de herrumbre del pecado y se renueva en Dios.

Fuente: San Pablo de la Cruz, Carta I, 525, en: Martín Bialas. La pasión de Cristo en San Pablo de la Cruz. Salamanca, Sigeme. 1982, 246

17 de julio de 2017

Dame, Señor. Diego de Hojeda


Dame, Señor, que cuando el alba bella
el cielo azul de blancas nubes orne,
tu cruz yo abrace, y me deleite en ella,
y con su ilustre púrpura me adorne;
y cuando la más linda y clara estrella
a dar su nueva luz al aire torne,
mi alma halle al árbol de la vida,
y a ti,su fruto saludable, asida.

Y cuando el sol por la sublime cumbre
en medio esté de su veloz carrera,
la santa luz con su divina 
más ardiente que el sol, mi pecho hiera;
y al tiempo que la noche más se encumbre
con negras plumas en la cuarta esfera, 
yo a los pies de tu cruz, devoto y sabio,
tus llagas bese con humilde labio.

Cuando el sueño de los ojos importante
los cierre, allí tu cruz se me presente,
y cuando a la vigilia me levante,
ella tu dulce cruz me represente:
cuando me vista,vista el rutilante
ornato de tu cruz resplandeciente,
y moje, cuando coma en tu costado
el primero y el último bocado.

  • Fuente: Diego de Hojeda, La Cristíada (Fragmentos) en:  Mercedes Roffé. La literatura religiosa española e hispanoamericana. Buenos Aires, Losada,1991.161-162

No es posible ayudarle con argumentos..Edith Stein


"No es posible ayudarle con argumentos. Si se le pudiera liberar a usted de toda argumentación, entonces se le ayudaría. ¿Y aconsejar? Ya le he dado mi consejo: ser como un niño y poner la vida con toda la investigación y cavilación en las manos del Padre. Si todavía uno no logra esto: pedir, pedir al Dios puesto en duda y desconocido que sea él quien le ayude. Ahora míreme asombrado, que no tengo miedo de presentarme ante usted con tan sencilla sabiduría de niño. Es sabiduría, porque es sencilla y esconde en sí misma todos los secretos. y es un camino, que conduce con total garantía a la meta"


Fuente: Carta a Kaufmann 6 de enero-1927, en E. Stein, Obras completas vol I: Escritos autobiográficos y cartas. Burgos, Monte Carmelo, 2002, 778.

16 de julio de 2017

Fiesta de Ntra Sra del Carmen

CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

“Oh, María, Reina y Madre del Carmelo, vengo hoy a consagrarme a Ti, pues toda mi vida es como un pequeño tributo por tantas gracias y bendiciones como he recibido de Dios a través de tus manos.
Y porque Tú miras con ojos de particular benevolencia a los que visten tu Escapulario, te ruego que sostengas con tu fortaleza mi fragilidad, ilumines con tu sabiduría las tinieblas de mi mente y aumentes en mí la fe, la esperanza y la caridad, para que cada día pueda rendirte el tributo de humilde homenaje.
El Santo Escapulario atraiga sobre mí tus miradas misericordiosas, sea para mí prenda de particular protección en la lucha de cada día, de modo que pueda seros fiel a tu Hijo y a Ti.
Que él me tenga apartado de todo pecado y constantemente me recuerde el deber de pensar en Ti y revestirme de tus virtudes.
De hoy en adelante me esforzaré por vivir en suave unión con tu espíritu, ofrecerlo todo a Jesús por tu medio y convertir mi vida en imagen de tu humildad, caridad, paciencia, mansedumbre y espíritu de oración.
Oh Madre amabilísima, sosténme con tu amor indefectible, a fin de que a mí, pecador indigno, me sea concedido un día cambiar tu Escapulario por el Eterno vestido nupcial y habitar contigo y con los santos del Carmelo en el Reino de tu Hijo. Así sea.” 
Papa Pío XII

Fuente:  Orden de los carmelitas, orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo. en:  http://ocarm.org/es/content/ocarm/promesas-nuestra-se-ora-carmen-san-sim-n-stock 

14 de julio de 2017

Te grito con el deseo... Matilde de Magdeburgo

¡Oh Dios, tesoro inconmensurable de riquezas! ¡Inabarcable en tantas maravillas! ¡Majestad sin límites en el poder de tu nobleza! Ninguna criatura podrá describir cuál es mi dolor [que suspira por ti] cuando eres parco conmigo. Como es una tristeza invisible, la muerte me sería más llevadera que esta pena intolerable. Te busco en mis meditaciones como una joven a su amado, con los recursos más íntimos y experimento hondamente mi debilidad ligada con tus ataduras. Esta atadura es más fuerte que yo, pues no me deja el corazón libre de amor. Te grito con el deseo, con el clamor de desterrada; te espero con el corazón angustiado, sin conocer reposo; ardo sin consumirme con el ardor de tu amor; te sigo, date prisa corriendo con el aroma de tus perfumes.

Si tuviera la fuerza de un fortísimo gigante, la gastaría corriendo y buscando las huellas del velocísimo  esposo. ¡Ay, amadísimo! No te adelantes tanto en la carrera; descansa tiernamente, para que pueda abrazarte de verdad. ¡Ay, Señor! Ya que me arrebataste todo lo que de ti poseo, concédeme por gracia lo que el perro tiene por naturaleza: que te sea fiel en mi tribulación, sin cansancio [ni desconfianza] Ansío esto más que los gozo del cielo.


  • Fuente: Matilde de Magdeburgo, La luz divina que ilumina los corazones, Libro cuarto,  capítulo III   , Burgos, Monte Carmelo. 2004, 188.

Se trata de lo más simple. Fr. Alberto Justo


El resentimiento es lo que permite, sobre todo, el éxito de la tentación. Ésta presenta como real lo ficticio y halla el corazón herido y débil, pronto para adoptar una actitud de venganza, una suerte de reparación, que no es otra cosa que hundirse más en el camino de lo irreal.
No, no podemos admitir como posible una conducta semejante. Es urgente -por el contrario-redimir el corazón humano de sus heridas y llagas. Éstas no valen, son de un pasado lejano, de una angustia que fue (y que es) clavada en la Cruz. Hay una misteriosa participación en la Pasión de Cristo de todos aquellos que son llamado, por gracia especialísima, a estar con el Salvador y a velar una hora con Él. Quien pueda entender que entienda.

¡Claro! Tantos hay que fruncen el entrecejo. No aceptan así nomás. Tal vez esto no importe demasiado. El camino de Dios está abierto siempre.

Lo propio del alma es que Dios nazca en ella. El acto del alma es alcanzar, de un tirón, en el instante, a Dios. O, de otra manera es dejarse alcanzar por Dios. El Espíritu está en el hombre en el instante. El acto es uno solo: unirse el espíritu con el Espíritu. No hay trabajo ni tiempo en ello. Es Misterio. Es el Don de Dios. 

Se trata de lo más simple. Es dejar, dejar a Dios ser Dios, como Él quiere, en lo más íntimo, el más próximo, el más presente...y todas las palabras no dicen nada; que sólo logran balbucear.

El hombre no puede sospechar lo que Dios quiere en este nivel. Es tan grande, supera tanto cualquier expectativa humana que si se razona o se pretende analizar en lenguaje humano sólo se mezquina.

  • Fuente: Alberto Justo, Op. Morar en el misterio de Dios. San Miguel de Tucumán, Biblioteca Sisto Terán, 1996, pp 79-80.


13 de julio de 2017

He encontrado por fin el centro...Teresa de Los Andes

Hoy 13 de julio, la Iglesia nos recuerda a una joven enamorada de Cristo, Santa Teresa de Los Andes.

En una carta a su prima Elisa, expresa:

"Cada día reverencio y admiro  y amo más a la S. Trinidad . He encontrado, por fin, el centro, el lugar de mi descanso y recogimiento, y quiero que tu, equito de mi alma, lo encuentres ahí mismo. Vivamos dentro del Corazón de Jesús contemplando el gran misterio de la S. Trinidad, de modo que todas nuestras alabanzas y adoraciones salgan del Corazón de nuestro Jesús perfeccionadas, y unidas a las suyas. así viviremos unidas a la Humanidad de N. Señor y abismadas en su divinidad."

  • Fuente: Santa Teresa de Los Andes. Carta 109, 13 de junio de 1919, en:Obras completas. Burgos, Monte Carmelo,  524-525


12 de julio de 2017

El Amor la totalidad exige... Hadewijch de Amberes



1
Aunque languidecen la estación y las aves,
no debe hacerlo el corazón valeroso
que por el Amor se entrega al sufrimiento.
Todo conocerá y comprenderá  todo
-dulzura y crueldad,
alegría y tristeza-,
lo que tratar con el amor conlleva.

2
Las valerosas almas que tanto han avanzado,
que viven un amor insatisfecho,
serán intrépidas,
serán valientes,
estarán siempre dispuestas
al consuelo o a la desventura
del trato del Amor.

3
La conducta del amor es inaudita,
como bien sabe quien su atracción conoce
pues cuando da consuelo, a medias los suspende,
aquel a quien toca Amor
no halla reposo;
en cambio, saborea
numerosas horas innombrables.

4
Ardiente a veces; a veces, frío;
a veces, cautelosos; esforzado a veces;
su inconstancia toma múltiples figuras.
El Amor la totalidad exige
de una gran deuda
a quienes a compartir invita
su sabrosa soberanía.

5
A veces, lleno de dulzura; a veces, cruel;
a veces, distante; próximo a veces;
a quien del Amor comprende
la rara fidelidad, esto es el júbilo:
cómo derriba
y abraza
con un solo gesto.

6
A veces, inclinado; a veces, erguido;
a veces, escondido; revelado a veces;
antes de que alguien alcance dulzuras del Amor,
sufre numerosas aventuras,
antes de alcanzar
el lugar donde saborea
la naturaleza del Amor.

7
A veces, suave; a veces, severo;
a veces, sombrío y brillante a veces;
en libre consuelo, en amenazante miedo,
cuando recibe o reparte sus dones,
es ley que las alamas
que en el Amor se equivocan,
vivan siempre en la sombra de este valle.


  • Fuente: Hadewijch de Amberes. Canción V, en: Flores de Flandes. Madrid, BAC, 215-216.


11 de julio de 2017

Si vas sin camino..Por el Maestro Eckhart



En el principio,
más allá del sentido
es siempre el Verbo.
¡Oh rico tesoro,
donde el principio engendra
al principio!
¡Oh corazón paterno,
del que con gozo
sin fin fluye el Verbo!
Aunque aquel seno
el Verbo en sí mantiene,
en verdad es así.

De los dos un río,
de amor el fuego,
de los dos el lazo,
a los dos conocido
fluye suave el espíritu
muy semejante,
inseparable.
Los tres son uno.
¿Sabes qué? No.
Sólo él se sabe todo.

De los tres el nudo
es profundo y terrible,
de aquel contorno
no habrá sentido:
allí hay un abismo sin fondo.
¡Jaque y mate
al tiempo, a las formas, al lugar!
El maravilloso anillo
es un brote,
inmóvil es su centro.

El punto es la montaña
a escalar sin acción.
¡Inteligencia!
El camino te conduce
a un maravilloso desierto,
a lo ancho y largo,
sin límite se extiende.
El desierto no tiene
ni lugar ni tiempo,
de su modo tan sólo él sabe.

El desierto, ese bien
nunca por nadie pisado,
el sentido creado
jamás allí ha alcanzado:
es y nadie sabe qué es.
Está aquí y está allí,
está lejos y está cerca,
es profundo y es alto,
en tal forma creado
que no es esto ni aquello.

Es luz, claridad,
es todo tiniebla,
innombrado,
ignorado,
liberado del principio y del fin,
yace tranquilo,
desnudo, sin vestido.
¿Quién conoce su casa?
Salga afuera
y nos diga cuál
es su forma.

Hazte como un niño,
¡hazte sordo y ciego!
Tu propio yo
ha de ser nonada,
¡atraviesa todo ser y toda nada!
Abandona el lugar, abandona
el tiempo,
¡y también la imagen!
Si vas sin camino
por la senda estrecha,
alcanzarás la huella del desierto.

¡Oh alma mía,
sal fuera, Dios entra!
Hunde todo mi ser
en la nada de Dios.
¡Húndete en el caudal sin fondo!
Si salgo de ti,
tú vienes a mí,
si yo me pierdo,
a ti te encuentro.
¡Oh Bien más allá del ser!

  • Fuente: Maestro Eckhart, Granum sinapis

Oh gran Dios.. Por San Juan dela Cruz


¡Oh gran Dios de amor, y Señor, y que de riquezas vuestras ponéis en el que no ama ni gusta sino de Vos, pues a Vos mismo le dais y hacéis una cosa por amor y en eso le dais a gustar y amar lo que más el alma quiere en Vos y le aprovecha! Mas, porque conviene que no nos falte cruz como a nuestro Amado, hasta la muerte de amor,él ordena nuestras pasiones en el amor de lo que más queremos, para que mayores sacrificios hagamos y más valgamos. Mas todo es breve, que todo es hasta alzar el cuchillo y luego se queda Isaac vivo, con promesa de hijo multiplicado (Gn 22 1-18)
  • Fuente: San Juan de la Cruz, Carta a doña Juana de Pedraza, Segovia, 28 de enero de 1589.

17 de junio de 2017

Oh Dios escondido...Por Teresa de Lisieux


¡Oh Dios escondido en la prisión del sagrario!, todas las noches vengo feliz a tu lado para darte gracias por todos los beneficios que me has concedido y para pedirte perdón por las faltas que he cometido en esta jornada, que acaba de pasar como un sueño...
¡Qué feliz sería, Jesús, si hubiese sido enteramente fiel! Pero, ¡ay!, muchas veces por la noche estoy triste porque veo que hubiera podido responder mejor a tus gracias... Si hubiese estado más unida a ti, si hubiera sido más caritativa con mis hermanas, más humilde y más mortificada, me costaría menos hablar contigo en la oración .
Sin embargo, Dios mío, lejos de desalentarme a la vista de mis miserias, vengo a ti confiada, acordándome de que «no tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos». Te pido, pues, que me cures, que me perdones, y yo, Señor, recordaré que «el alma a la que más has perdonado debe amarte también más que las otras...» Te ofrezco todos los latidos de mi corazón como otros tantos actos de amor y de reparación, y los uno a tus méritos infinitos. Y te pido, divino Esposo mío, que seas tú mismo el Reparador de mi alma y que actúes en mí sin hacer caso de mis resistencias; en una palabra, ya no quiero tener más voluntad que la tuya. Y mañana, con la ayuda de tu gracia, volveré a comenzar una vida nueva, cada uno de cuyos instantes será un acto de amor y de renuncia.
Después de haber venido así, cada noche, al pie de tu altar, llegaré por fin a la última noche de mi vida, y entonces comenzará para mí el día sin ocaso de la eternidad, en el que descansaré sobre tu divino Corazón de las luchas del destierro.

Fuente; Teresa del Niño Jesús, Oración a Jesús en el sagrario.